Google, La Historia

Esta a punto de aparecer en Eh!pa?un nuevo libro sobre Google que dicen es el que mas se acerca a la verdad dentro y fuera de dicha compa? asi como el trato con sus competidores. El libro ha sido escrito por David A. Wise y Mark Malseed y en LEER MAS >>> teneis un peque?xtracto de lo que va a ser… y parece bastante bueno.

Salu2
Angeloso

Googlepor David A. Vise y Mark MalseedLa esfera de los libros
David A. Vise
Un libro en el que se desvelan los secretos del mayor ?to empresarial, medi?co y tecnol?o de nuestro tiempo.

Pr?o a la edici? espa?

Google naci? Estados Unidos y ha crecido en Europa. La expansi?el motor de b?eda al otro lado del Atl?ico ha impulsado a la empresa en un momento cr?co de su ciclo de vida. Google ha encontrado terreno f?il en el continente europeo en su b?eda de nuevos mercados para proseguir con la obtenci? de ingresos y nuevas fuentes de talento para mantener la innovaci?Se ha ganado la adhesi? de una gran base de usuarios europeos que valoran su sofisticaci??ica y tambi? su vertiente menos seria. Ha conseguido seleccionar ejecutivos, ingenieros y j?es titulados de las grandes universidades europeas al tiempo que est?onstruyendo nuevos centros de investigaci? desarrollo en Dubl? y Zurich. Google est?ien posicionada para sacar el m?mo partido del presente y del futuro de Internet en Europa, gracias a sus alianzas con los principales proveedores de Internet y las empresas de telefon?m?. Varios de los ingenieros y expertos en tecnolog? de Google con m?talento proceden de Europa y han garantizado que, poco despu?del lanzamiento de nuevos productos del motor de b?eda en ingl? la empresa sacara versiones para los usuarios de Espa?Francia, Alemania y otros pa?s del continente. A estos chiflados por la inform?ca de Googleplex, la sede central de Google en Silicon Valley, no les bastaba con hacerlo “bien”. Quer? que Google fuera excelente en espa?y sus aptitudes y apasionamiento han proporcionado la lengua, la cultura y la tecnolog?del producto Google en espa?

El motor de b?eda ya funciona en m? de cien idiomas de todo el mundo, y el espa? es uno de los primeros mercados adonde dirigirse una vez que se van perfeccionando nuevas iniciativas en ingl? Esto beneficia a los cuatrocientos millones de hispanohablantes de todo el mundo. Google ha puesto por delante los intereses de los usuarios y, en vez de aplicar una f?la r?da, viene desarrollando y manteniendo sitios web espec?cos para muchos pa?s de habla hispana. De este modo, los usuarios de Google en Espa?ueden navegar por www.google.es para hacer b?edas, ver anuncios y otros contenidos que sean de su inter? Esto mismo puede hacerse en M?co mediante www.google.com.mx y en Argentina mediante www.google.com.ar. ?tos son s? algunos ejemplos, la lista es m?larga y Google no da se?s de detenerse hasta que abarque toda la audiencia mundial de Internet.

Los productos de Google en espa?no se limitan a las b?edas en la Red. Los usuarios pueden acceder tambi?a los titulares y noticias actualizadas de m?de setecientas nuevas fuentes de noticias a trav?del sitio Google News. Este servicio busca continuamente nuevos sitios web para localizar informaci? y organiza y muestra autom?camente textos y fotos, sin participaci?e editores. Hay sitios espec?cos de Google News para Espa?Per?olombia, Argentina, Chile,Venezuela, Cuba y M?co, as? como para los hispanohablantes de Estados Unidos. Pero tambi?existen otras posibilidades para usuarios m?aventureros y expertos en la Red: usted puede personalizar la p?na principal de Google adaptando las noticias, la informaci?eteorol?a y el correo electr?o; buscar archivos en el ordenador mediante Google Desktop o instalar una barra de herramientas Google en el navegador. Los especialistas en productos y los equipos de ingenieros hispanohablantes dentro de Googleplex garantizan que las cosas se est?haciendo bien.

Los empleados de Google trabajan muchas horas pero tambi?tienen tiempo para la diversi? Los cofundadores Sergey Brin y Larry Page insisten en mantener un ambiente laboral agradable, saludable y estimulante para sus trabajadores, que disfrutan gratis de comidas deliciosas y tentempi? gratuitos sin l?te. No todas estas ventajas se aplican fuera de la sede central de la empresa en California, pero el sentido l?o s? es algo universalmente compartido. Una de sus manifestaciones son los logotipos especiales de Google con ocasi?e ciertas celebraciones, los llamados “garabatos de Google”, que han rendido homenaje a lo largo de los a?a eminentes artistas espa?s como Pablo Picasso, Salvador Dal? Joan Mir? sus respectivos aniversarios. (Sin embargo, los herederos de Dal? Mir?otestaron por haberlos representado sin su autorizaci? se retiraron los dibujos). Cuando las circunstancias lo exigen Google utiliza tambi?el valioso espacio de la pantalla de su p?na principal para anuncios de utilidad p?ca; con posterioridad a los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid, la p?na principal de www.google.es mostr? cresp? negro en homenaje a los muertos en los atentados, as?omo enlaces con las ?mas noticias en Google News.

El objetivo de Google de poner online toda la informaci?el mundo y hacerla universalmente accesible es ambicioso y sobrecogedor. Google quiere escanearlo todo, desde las p?nas web hasta los libros de las bibliotecas pasando por los correos electr?os, y hacerlo accesible con el clic de un rat?La lista incluir?ronto las pel?las de Hollywood y los programas de televisi? y alg??abarcar?as conversaciones telef?as, las historias cl?cas e incluso nuestro propio c?o gen?co. Sergey Brin y Larry Page no quieren hacer esto ?amente en ingl? para el p?co de Estados Unidos, sino en todos los idiomas y en todos los pa?s, para crear un dep?o verdaderamente mundial de conocimiento e informaci?En los cortos ocho a?desde que fundaron Google han dado pasos formidables hacia estos objetivos, satisfaciendo las necesidades de cientos de millones de usuarios con resultados r?dos de b?edas y productos coloristas, gratuitos y amables.

Espa?s importante para Google. Un actor importante del mercado europeo al que Google desea satisfacer, con cuarenta y cinco millones de habitantes, que suponen una audiencia potencial para la gama de servicios de b?eda y publicidad espec?ca f?les de usar de la empresa. La popularidad de Google en Espa?s alt?ma: domina el sector de los motores de b?eda con un 95 por ciento de cuota de mercado. La empresa quiere consolidarlo ampliando su presencia aqu? Esto se concreta en m?productos en espa? y m?y mejor publicidad de las empresas que operan en Espa?Una de las primeras ?nes que dio el consejero delegado Eric Schmidt cuando lo contrataron en 2002 fue ampliar agresivamente las oportunidades de negocio en Europa. Schmidt estudi?s estad?icas y vio que la mayor?de las b?edas de Google se produc? fuera de Estados Unidos y, sin embargo, el 95 por ciento de los ingresos proven? del pa? En consecuencia, envi? jefe de ventas Omid Kordestani para que abriera sedes en Europa y construyera una fuerza de ventas a escala internacional; no tardaron mucho en abrirse las sedes de Londres y Hamburgo.

Google lleg?icialmente a Espa? en septiembre de 2003, fecha en que se abri? la delegaci?omercial de Madrid, al tiempo que se lanzaba el sitio web www.google.es. Fue un momento de r?do crecimiento de Google en Europa y contribuy?estimular los ingresos y beneficios de ese a?stableciendo unas cifras r?rd. El motor de b?eda abri?ra sede en Dubl? que se convirti? su cuartel general en Europa, y poco despu?un centro de ingenier? en Zurich.

Tambi?estaban descubriendo Europa los competidores: la misma semana en que Google abri? su delegaci?n Madrid, abri?a sucursal en Espa?u rival Overture (actualmente integrado en Yahoo!).Al principio, la red de publicidad de Google en Espa?barcaba el 60 por ciento de los usuarios de Internet e iba a la zaga de Overture, que llegaba hasta el 70 por ciento. Otros portales europeos hab? fidelizado clientes entre los usuarios de ordenadores mediante una oferta que inclu?una mezcla de b?edas, noticias y otros productos. Google se enfrentaba con el reto de adaptarse a un entorno cultural y empresarial diferente del estadounidense. Miguel de Reina, director de la delegaci?n Espa?trabaj? con anunciantes espa?s como El Corte Ingl? eBay, Kelkoo, Iberia, Banco Cetelem y Telef?a para orientar mejor sus campa? y captar m?clientes potenciales en Espa? y Am?ca Latina. Los anunciantes colocaron sus anuncios relacionados con las b?edas en el popular sitio www.google.es y en la creciente red de sitios asociados a Google, como Ya.com, Elmundo.es y Ozu.es. Google no tard? mucho en ser el n?o uno en Espa?

La empresa est?ntentando expandirse por toda la pen?ula Ib?ca bajo la direcci?e Isabel Aguilera, nombrada directora general para Espa? Portugal en marzo de 2006. Google s?contrata a los mejores e Isabel Aguilera no es una excepci? Es una de las cincuenta empresarias m? influyentes del mundo seg?a revista Forbes y procede de la cadena de hoteles NH.Trabajaba como directora general de operaciones de la cadena, a cargo de las operaciones cotidianas y la direcci? financiera de doscientos cuarenta hoteles de Europa y Am?ca Latina.Anteriormente, Isabel Aguilera hab?sido directora de la unidad de negocios de Dell Computer en Espa? Portugal e Italia, y hab?llevado a Dell del noveno al primer puesto en el mercado espa?Tambi? ha trabajado en Olivetti PC,Vodafone y Hewlett-Packard.

Habla cuatro idiomas. Su formaci?niversitaria abarca la arquitectura y la econom?y posee esa mezcla de habilidades del hemisferio derecho e izquierdo del cerebro que tanto valora Google. Se incorpora a una empresa que en los ?mos a?ha logrado una innovaci? sin precedentes mediante una combinaci? de avances tecnol?os creativos y astutas decisiones empresariales.Titulada por la Universidad de Sevilla, curs?steriormente el master en Ventas y Marketing en el Instituto de Empresa de Madrid y en la Escuela de Negocios IESE de la Universidad de Nava-rra.Va a dirigir una delegaci? con uno de los ?ices de crecimiento m? altos de la empresa, en un momento en el que el objetivo es estrechar lazos con el sector empresarial y los internautas de Espa? Portugal.

Google tiene ambiciosos planes de expansi? de sus servicios en el sector de los tel?nos m?es, la b?eda de im?nes y los navegadores y Europa es clave para el ?to de estos proyectos a largo plazo. Los europeos, desde Espa? Noruega, han adoptado la tecnolog?de los tel?nos m?es mucho m?deprisa que los estadounidenses. La portabilidad y la accesibilidad instant?a y permanente de los m?es es un ?a prometedora de crecimiento de los productos de b?eda de Google. En consecuencia, la empresa va a basar el equipo de investigaci? y desarrollo del sector de los m?es en Europa, dirigido desde Londres por Nikesh Arora, vicepresidente de Google para Europa y antiguo ejecutivo de T-Mobile.

En la Feria Internacional de Inform?ca y Electr?a celebrada en Las Vegas en enero de 2006, Larry Page anunci?e Google ofrecer?v?os de pago de la cadena de televisi?BS, la National Basketball Association y otras fuentes. El nuevo Video Store de Google utiliza la tecnolog?de “gesti? digital de derechos” desarrollada por Google que permite visionar e impide copiar; est? abierto a cualquiera que remita un material en v?o para su venta. Google y los productores de los v?os se repartir?los ingresos. La empresa sigue asimismo trabajando en la ampliaci?e su participaci? en la publicidad televisiva, sobre todo en la investigaci?e m?dos que conecten mejor los anuncios televisados con los intereses de los espectadores, como ya ha hecho en Internet.Tambi? est?mpliando el campo de acci? a la publicidad radiof?a e impresa.Algunos de los proyectos m?importantes que est? llevando actualmente en Googleplex consisten en desarrollar formas de facilitar la b?eda de millones de v?os a los usuarios de ordenadores.

La empresa ha sacado en Espa?na versi? de su popular producto de mapas online en mayo de 2006. Google Maps Espa?? con aprovechamiento geograf?y comercio para los usuarios que busquen tiendas, restaurantes, lugares de inter?o rutas, combinando de manera interactiva los mapas de carteras al estilo europeo con la direcci? el tel?no de miles de empresas.Y adem?ofrece im?nes v?sat?te de alta resoluci? para conocer el pa?a vista de p?ro. Quienes viajen por trabajo o de vacaciones disponen ya de otra herramienta para planificar el viaje, ya que el servicio comprende todos los pa?s de Europa occidental y varios de Europa oriental calle por calle. Google tambi?se est? expandiendo por todo el mundo hispanohablante. En noviembre de 2005 se abrieron dos delegaciones comerciales en Am?ca Latina, una en M?co D.F. y otra en S?Paulo, para abarcar las dos principales comunidades ling?icas de Am?ca del Sur.

Google es una empresa joven, en 2006 cumple ocho a?y sus fundadores est?en treinta y pocos. Pero es la gallina de los huevos de oro de Internet, con un valor burs?l cercano a ciento veinte mil millones de d?es, m?que Disney, General Motors, Ford, Amazon.com, The New York Times, The Washington Post y The Wall Street Journal todas juntas. Obtiene pr?icamente todos los ingresos de los anuncios que figuran junto a los resultados de las b?edas; y en el ancho territorio de Estados Unidos hay pocas trabas legales a lo que puede hacerse con los anuncios. En cambio, hay otros pa?s europeos, Alemania en particular, cuyo ordenamiento legal ha exigido a Google atenerse a leyes m?estrictas. Por ejemplo, las sentencias de los tribunales alemanes difieren sobre si las grandes empresas pueden utilizar las marcas y nombres de productos de sus competidores en sus propios anuncios. Para resolver este problema, Google ha creado un sistema en Alemania y otros pa?s para que las empresas que deseen proteger sus marcas registradas y nombres de productos soliciten que se bloqueen todos los anuncios de la competencia en los que se utilicen. Google se ha avenido a estos requisitos. En Estados Unidos, Google gana dinero tranquilamente cada vez que Ford saca un anuncio en el que menciona General Motors; adem? Google ha ganado ya varios litigios ante los tribunales manteniendo su derecho a poner este tipo de anuncios.

Sergey Brin y Larry Page no reh? el debate ni se detienen ante los obst?los. Esto ha quedado de manifiesto en su enfoque del servicio de correo electr?o de Google, insertando anuncios en funci?el contenido del mensaje, y en su iniciativa de escanear libros interpretando en sentido amplio la legislaci? vigente sobre la propiedad intelectual. Ha habido otras controversias. Los defensores de la privacidad en Espa?e han sumado a los de Estados Unidos cuestion?ose el hecho de que Google re?informaci?obre sus usuarios. Google proporciona resultados gratuitos de las b?edas y guarda todas las b?edas y Gmails efectuados. A los defensores de la privacidad les preocupa que pudieran caer en manos de gente sin escr?os y utilizarse en contra de los usuarios de ordenadores, ajenos a que sus b?edas en Google no son privadas. El almacenamiento de las b?edas por parte de Google plantea el problema, igualmente se?do por los defensores de la privacidad, de la posibilidad de que fiscales y otros investigadores de la administraci? puedan tener acceso a los correos electr?os y b?edas que una determinada persona haya enviado y recibido. Seg?llos, esto atenta peligrosamente contra los derechos civiles. Por su parte, Google dice que guarda los datos para mejorar la calidad de las b?edas. Cuanta informaci?e tenga sobre una persona, m?personalizadas y atinadas ser? las b?edas y los anuncios que se le podr?ofrecer. Seg?arry Page, esto va a ser capital para mejorar la calidad de las b?edas en a?venideros.

Los fundadores de Google Sergey Brin y Larry Page anunciaron en la Feria Internacional del Libro de Frankfurt en 2004 el proyecto de asociarse con los editores para que pudieran buscarse online los libros que editaban. Google anunci? meses despu?el proyecto de escanear electr?a-mente las decenas de millones de vol?es de las universidades de Stanford, Havard, Michigan, Oxford y de la Biblioteca P?ca de Nueva York. Est?pendientes de resoluci? las demandas presentadas contra Google por grupos estadounidenses que representan a editores y autores que sostienen que Google les est?obando su material con fines comerciales. Larry Page hab?so? mucho antes de fundar Google con hacer accesibles y localizables digitalmente los libros de las bibliotecas, el dep?o del conocimiento humano a trav?de los siglos. Dicho en corto, Page quiere derribar los muros de las bibliotecas y poner los libros a disposici?e estudiosos y usuarios de ordenadores con independencia de d? vivan o de d? sean. Conf?en democratizar el acceso a la informaci? a lo largo del proceso. Pese a las acciones en curso, Google est?igitalizando ejemplares de libros para que puedan buscarse y, en algunos casos, mostrarse en el sitio web de Google. Esto ha provocado las iras del Gobierno y los bibliotecarios franceses que han proclamado que no quieren que los usuarios de ordenadores de todo el mundo estudien en ingl?la Revoluci?rancesa. Google les ha recordado que las colecciones que est?scaneando van escritas en muchos idiomas. Francia se ha comprometido, por s? sola o a trav?de la Uni?uropea, a digitalizar los libros publicados en franc? y otros idiomas, adem?del ingl? En Espa?a reacci?l escaneo de libros ha sido m?moderada; actualmente, el Book Search de Google contiene miles de libros en espa?a los que puede accederse a trav?de www.books.google.es.

Mientras Google tiene la vista puesta en el futuro, hay varias amenazas competitivas en el horizonte.Yahoo!, el sitio web m?visitado del mundo, es tan internacional como Google y va a esforzarse agresivamente por conseguir una mayor cuota de mercado en el tr?co de b?edas en Estados Unidos, Europa y los mercados emergentes de China e India. Lo mismo que Microsoft, la mayor empresa de ordenadores del mundo, lucha por el mercado online aun cuando ya domina el mercado de los ordenadores de sobremesa con su omnipresente software de Windows y Office. Luego est? Quaero, un proyecto impulsado por el presidente franc?Jacques Chirac, para crear el motor de b?eda europeo de pr?a generaci? “Debemos defender firmemente la diversidad cultural del mundo frente a la amenaza de la uniformidad”, dec?el presidente Chirac, apuntando a lo que ?y no otros perciben como hegemon? americana y del idioma ingl?en Google y Yahoo! El proyecto, financiado con doscientos cincuenta millones de euros, lo dirigen Francia y Alemania y cuenta con el respaldo de pa?s como Espa?Italia y Hungr?

Para no quedar desfasada y seguir en vanguardia, Google realiza cuantiosas inversiones en investigaci? desarrollo y selecci?e personal. En un golpe competitivo a Microsoft, la empresa ha sacado en enero un nuevo paquete que los usuarios de Espa? otras partes pueden descargarse gratis. El llamado “paquete Google” supone la descarga simult?a de varias aplicaciones populares como Google Earth, Google Desktop Search, Mozilla Firefox para navegar por la Red, programas antiesp? y antivirus, el ?mo software de Adobe para leer documentos en formato PDF, un salvapantallas, un actualizador autom?co de nuevas versiones del paquete y una barra de herramientas para usarla con Internet Explorer. El paquete Google est?ise? para trabajar en Windows, por intensa que sea la rivalidad con Microsoft. Seg?oogle, surgi?mo una forma de descargar todo-en-uno despu?de que Brin y Page experimentaran la frustraci?ue supon?el tiempo y los problemas planteados por la descarga de software a nuevos ordenadores. Google quiere consolidarse como proveedor fiable de software gratuito y de f?l manejo antes de que Microsoft saque su nueva versi?e Windows, prevista para 2007. Como demuestra la abrumadora cuota de mercado de Google en Espa?es dif?l derrotar a los productos gratuitos, sobre todo si son de la calidad de Google.

Ya ha concluido la era del ordenador personal, cuando Microsoft y otros fabricantes de software cobraban tranquilamente por los nuevos programas. Estamos en la era de Internet en la que seguir en vanguardia de los competidores significa desarrollar y distribuir software gratuito y accesible para todo el mundo en todas partes. Prueba de que la antorcha ha cambiado de manos es el anuncio de la retirada de Bill Gates de la gesti? diaria de Microsoft, hecho en junio de 2006. Se trata de algo m?que un s?olo. El modelo de negocio que convirti?Gates en el hombre m?rico del mundo ha sido superado por una nueva generaci?e empresarios de Internet, encabezada por los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin.

Introducci?/strong>

Ning?tro invento ha dado tanto poder a la gente y ha transformado tan profundamente el acceso a la informaci?omo Google desde que Gutenberg invent? imprenta moderna hace quinientos a? haciendo asequibles y poniendo a disposici?e las masas libros y publicaciones cient?cas. Con su logotipo de colores infantiles sobre un fondo blanco y di?no, la m?ca capacidad de Google de producir respuestas r?das y acertadas a cientos de millones de b?edas diarias ha modificado la manera de encontrar la informaci? estar al corriente de las noticias. Google se ha entretejido en la trama de la vida cotidiana y parece haberse hecho indispensable de improviso. Son millones las personas que lo utilizan a diario en m?de cien idiomas y que han llegado a identificar Google e Internet como una sola cosa. La b?eda de cualquier tipo de informaci?e efect?em>googleando en un ordenador o en un tel?no m?. Hombres, mujeres y ni?han llegado a depender tanto de Google que no conciben la vida sin ?

Las ilimitadas cualidades de apariencia humana de Google le confieren un especial atractivo para una gama extraordinariamente amplia de usuarios de ordenadores, desde expertos a novatos, que conf? en la marca que ha llegado a convertirse en una prolongaci?e su cerebro.Tal atractivo es universal, pues salta por encima de las diferencias de cultura, idioma y geograf?para convertirse en una de las preferencias de todo el mundo. Se trata de un logro sin precedentes, m?me si se tiene en cuenta que estamos hablando de una empresa joven que no ha gastado dinero en anunciar o promocionar su nombre de marca. El crecimiento de Google se ha basado por completo en el boca a boca, en la medida en que unos usuarios satisfechos con el servicio se lo contaban a sus amistades, mientras que los dem?se iban enterando online o gracias a los medios informativos. No ha recibido impulso alguno de los expertos en marketing de Madison Avenue; al contrario, ha sido la propia gente la que ha llegado a sentirse vinculada emocionalmente con el motor de b?eda, tras recurrir a ? siempre que quiere satisfacer un determinado inter? o la simple curiosidad. En un entorno presidido por la incertidumbre, Google suministra informaci? fiable y gratuita a quienquiera que la busque. Es una forma apetecible de gratificaci? instant?a de la mente.

La inmensa mayor?de los usuarios de Google no tiene ni idea de c?se cre? el motor de b?eda, qu?s lo que lo hace tan valioso y rentable, por qu? se ha impuesto a competidores econ?amente m?solventes y hacia d? se orientar? en el futuro.Vamos a responder por primera vez a esos interrogantes en las p?nas de este libro. La mayor?de las respuestas han permanecido hasta ahora en el secreto de Googleplex, las instalaciones futuristas de Google en Silicon Valley.

Seg?l eminente inform?co John Hennessy, rector de la Universidad de Stanford y miembro del consejo de administraci? de Google, la empresa representa un caso singular en el actual panorama escindido entre empresas de sofisticado software y hardware, ya que es l?r en ambos sectores. La mejora continua de los sistemas de b?eda y de servicios afines lleva a Google a patentar programas dise?s a la medida del cliente en cientos de miles de m?inas igualmente adaptadas. La inmejorable conjunci?e tecnolog? llevada a cabo por la empresa m?innovadora del mundo arroja el resultado inmediato de unos excelentes resultados en las b?edas. La hemos llamado “googleware”, ya que en lengua inglesa no existe ninguna palabra que describa esta combinaci? perfecta de hardware y software a tan gran escala.

Hennessy sostiene que la ventaja tecnol?a m?importante que distingue a Google de sus competidores es que sus trabajadores montan y adaptan todos los ordenadores personales que emplea la empresa para efectuar las b?edas. Quiz?ea ?e el secreto mejor guardado de Google. Los expertos tienden a considerar los ordenadores personales como meros productos, semejantes a las tostadoras; en cambio Google monta, ampl?y mejora constantemente las prestaciones de m?de 200.000 ordenadores de precio medio. Los construye y los apila en montones de la altura de un frigor?co y los enlaza con un software y un cableado patentados. Ninguna otra empresa posee m?potencia inform?ca que Google con su red de ordenadores normales y corrientes con esteroides.

Seg?ennessy: “Cuentan con el mayor sistema de ordenadores del mundo. No creo que ning? otro se le acerque”.

En esta ?ca de especializaci? del trabajo, Google monta en secreto todos y cada uno de los ordenadores de su extensa red dentro de instalaciones protegidas, en una zona prohibida a personas ajenas a la empresa, incluidos los visitantes de Googleplex que creen haberlo visto todo. Google puede permitirse hacerlo as? dado que opera a una escala tan inmensa que le resulta m?econ?o y eficaz que si comprara fuera los ordenadores. Estos ordenadores adaptados funcionan conjuntamente y llevan a cabo las b?edas con celeridad, descomponiendo las preguntas en sus elementos integrantes. Dichos elementos se procesan simult?amente compar?olos con copias de Internet previamente indizadas y organizadas.

Como cuenta con una red bien provista de redundancia, Google puede poner en funcionamiento m? y m?ordenadores cada d?y suministrar r?damente los resultados de las b?edas sin problemas t?icos -ni intervenci? humana-, aun cuando algunos ordenadores se fundan y no sean sustituidos. Su labor la siguen realizando otros ordenadores. Lo m?llamativo, como observaba Hennessy, es que no existe ninguna otra red de ordenadores ni base de datos comparable en el sector p?co o privado en ninguna otra parte del mundo: “Enseguida repararon en que si resolv? bien el problema del hardware, la empresa ganar?en fuerza competitiva. El hardware iba a ser el factor clave para hacer las b?edas con eficacia, y est? clonando ordenadores a tal escala que es l?o que lo hagan por su cuenta. Por eso mismo, lanzar un motor de b?eda que compita con Google exigir?una inversi?e capital muy superior a lo que la gente cree”.

Hace algunos a?que el motor de b?eda Google se convirti? una m?ina de ganar dinero, gracias a la inclusi? de peque?anuncios de texto relacionados con las b?edas en las que los usuarios pueden pinchar para obtener informaci? Esto ocurri?ando Google a?o hab?salido a Bolsa y representa algo inescrutable salvo para el reducido c?ulo de los primeros inversores y trabajadores. Pero cuando el crecimiento -incre?emente r?do- y los miles de millones de d?es generados por la publicidad llegaron a ser de dominio p?co, una legi?reciente de inversores se dio cuenta de que estaba ocurriendo algo ?o, por lo que busc? modo de participar. Google sali?Bolsa el 19 de agosto de 2004 con una oferta inicial, nada convencional, de 85 d?es por acci?ue lleg? a recaudar casi dos millardos de d?es en la mayor salida a Bolsa realizada por una empresa de nuevas tecnolog?. Las acciones subieron a 300 d?es en menos de un a? convirti?ose en un polo de referencia financiero y tecnol?o sin parang? Las acciones de Microsoft no han subido en los siete a?transcurridos desde la fundaci? de Google. En cambio, las acciones de Google han llegado a valer m?de 80 millardos de d?es en ese mismo periodo de tiempo.

Si se da la circunstancia de que usted se perdi? esta buena oportunidad, recuerde que a los expertos les sucedi? mismo. Las sociedades m? importantes de capital riesgo como Yahoo!, AltaVista y muchas otras empresas de motores de b?eda y de nuevas tecnolog? con las que se contact?sde la Universidad de Stanford dejaron pasar la ocasi?e adquirir el sistema de b?eda de Google por un mill? de d?es. Ese rechazo forz? los estudiantes de doctorado de Stanford Sergey Brin y Larry Page a abandonar la universidad y crear la empresa. Cada uno de ellos hab? ganado m?de 10 millardos de d?es en el verano de 2005.

Hennessy recuerda la primera vez que un profesor de Stanford le habl? Google a mediados de los a?noventa. Hennessy se hab? sentido frustrado, igual que Brin y Page, con AltaVista, el mejor motor de b?eda del momento. Rastreaba Internet razonablemente bien, pero dejaba que desear a la hora de clasificar los resultados de las b?edas. Hennessy se enter? que un par de alumnos de la universidad hab? creado un nuevo motor de b?eda y hab? descubierto el modo de suministrar instant?amente a los usuarios los resultados m?importantes mediante una nueva f?la matem?ca denominada “PageRank”. Como era un inform?co conocido, tecle? propio nombre en el cajet?de b?eda de Google para ver qu?curr? “Lo primero que apareci?e la Universidad de Stanford. Eso no pasaba con los dem?motores de b?eda”.

Vamos a exponer en las p?nas de este libro la estrategia y el lema de la empresa, “No seas malvado”, empleadas por Google para forjar un elenco de anunciantes y sitios web estrechamente relacionados con el motor de b?eda. Estos cientos de miles de asociados de Google tienen un enorme inter?financiero en el crecimiento y el ?to continuados del motor de b?eda. Hemos denominado “econom? Google” a esta robusta red que se autoalimenta y ha llevado al motor de b?eda a multiplicar por siete su valor en su primer a?omo sociedad cotizada. La econom?Google tiene muchas probabilidades de proseguir su expansi? en la medida en que el empleo de Internet y el gasto en publicidad online sigan creciendo seg?as previsiones.

Google parece predestinada a crecer y expandirse, habida cuenta de que Internet,como medio de masas, se encuentra relativamente en mantillas, aparte de que el gasto en publicidad se desplaza cada vez m?desde la televisi? el papel al mundo online. La raz?s sencilla: Google ha descubierto que la m?ma eficiencia de la publicidad en Internet se alcanza ofreci?osela a los usuarios cuando m?la necesitan, que es cuando buscan informaci?

El ?to de Google depende de la participaci? constante de sus fundadores, Brin y Page, en el d?a d? El googleware y el lucrativo sistema publicitario de Google son fiel reflejo de su genio y capacidad de anticipaci? Los ingredientes m?importantes del ?to de Google a largo plazo son la dedicaci? el liderazgo y la gran ambici?e sus fundadores. Google tiene muchas probabilidades de seguir siendo un motor de b?eda popular al que la gente se conecta tanto electr?a como emocionalmente mientras ellos lleven el tim? No obstante, a medida que Google crezca y registre una parte cada vez mayor de nuestra conducta online, aumentar?tambi?los recelos y podr?producirse, por ejemplo, peticiones de que intervengan los poderes federales para regularlo. Otro problema es el de las ganancias de Google procedentes de clics fraudulentos en sus anuncios de texto, cuesti?ue a? est?or controlar.

Brin y Page impulsan juntos Google, alentando su relaci?otidiana con cientos de millones de usuarios. Son un est?lo permanente para que los brillantes matem?cos, ingenieros y expertos en tecnolog?de Googleplex se planteen problemas cada vez mayores.Y est? empe?s en dar a los usuarios la oportunidad de utilizar sus productos antes de que est? perfeccionados, m?do que favorece la innovaci?ermanente al tiempo que la rectificaci?e eventuales fallos.

Google es gratis para sus usuarios. Los miles de millones de d?es que genera son consecuencia del obstinado empe?e la empresa en la innovaci?omo medidor de ?to o como la conveniencia de seguir adelante con un determinado proyecto. En Google los expertos en tecnolog?piensan primero en c? resolver los problemas y posteriormente, si procede, se preocupan de c?hacer dinero; en esto se diferencian de la mayor? de las empresas en las que tanto los ejecutivos como los gerentes de producto se dedican a pensar primero en la forma de ganar dinero y, despu? en crear los productos. En Google se anima a los equipos de ingenieros a concentrarse en nuevas ideas para hacer que el motor de b?eda funcione mejor y m?r?do. Una de las razones por las que la empresa no necesita marketing es que la prioridad absoluta de su cultura es servir lo mejor posible los intereses de los usuarios. Por eso ?os son sus mejores portavoces.

Google no pretende ganar el m?mo posible de dinero a corto plazo. El ejemplo m? claro es su p?na principal, considerada el “territorio” m?valioso de Internet. Un r?do recorrido por www.google.com confirma que Google no incluye anuncios en dicha p?na, por lo que renuncia a unos ingresos y ganancias de miles de millones de d?es con tal de ofrecer a los usuarios resultados de b?edas de primera calidad.

La innovaci?ermanente es el n?o de la maquinaria de Google y el tema fundamental de pr?icamente todas las reuniones celebradas en la empresa. El reto principal de Brin y Page es promover la innovaci?l tiempo que Google crece, dado que la innovaci?s la raz?or la que la empresa se adelant? a las dem?y permanece en cabeza. Sus fundadores son plenamente conscientes de que siempre puede haber alguien en alguna parte tratando de dar con un m?do mejor, m?r?do