El P2P es un chollo para los artistas superventas en internet

El P2P es un chollo para los artistas superventas en internet

Las redes de intercambio de archivos musicales en internet benefician a las estrellas, según un estudio económico

Cuando artistas superventas como Alejandro Sanz y David Bisbal critican el intercambio de LEER MAS >>>archivos musicales pueden no estar haciendo otra cosa que tirar piedras contra su propio tejado. Un estudio reciente propone que la afición de mucha gente a bajarse canciones gracias a internet en realidad hace más ricos a los más ricos. Las estrellas son quienes más tajada sacan con el P2P.
Alejandro SanzAmpliar

El popular cantante español Alejandro Sanz, durante un concierto. / Jorge Mejía

III EN ESTA NOTICIA

Documentos / Referencias

Las herramientas creadas para compartir archivos digitales en la red ayudan a los artistas y grupos más conocidos a aumentar sus ingresos, diversificando sus fuentes de financiación más allá de las simples ventas de ejemplares de sus discos o singles. Los grandes nombres de la industria musical se suben a la ola digital, consiguen que su trabajo llegue a más y más gente aún, que acudirán a sus conciertos y comprarán sus camisetas.

Según el estudio realizado por dos economistas, Amedeo Piolatto (Institut d’Economia de Barcelona) y Florian Schuett (Universidad de Tilburgo), el intercambio de canciones provoca situaciones distintas en función de la fama previa del artista, como propone el mismo título de su trabajo: Piratería musical: Los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres. La conclusión que obtienen estos investigadores por medio del modelo que han creado es que no todos los músicos tienen las mismas oportunidades de aprovechar las fuentes de ingresos alternativas que surgen al calor de las descargas.

“La llamada piratería es beneficiosa para los artistas cuando los ingresos secundarios son importantes”, explica Schuett, un escenario mucho más probable en el caso de los músicos más populares. Su música llega más lejos en un mercado en el que la escasez de títulos perjudica al que menos tiene. Los ingresos secundarios aumentan a medida que aumenta la distribución de los temas de un grupo (ya sean copias compradas o compartidas), y lo hacen a un ritmo creciente. Esto significa que, inicialmente, un aumento de la circulación de un trabajo musical sólo conducirá a un aumento modesto de los ingresos secundarios. “Para los artistas pequeños, por lo tanto, el efecto de un aumento de la circulación de su música es menos importante”, concluye Schuett.

Los ingresos secundarios aumentan con la distribución de los temas

Pero no todas las estrellas van a hacer caja del mismo modo; no todas tienen el directo de Bruce Springteen, por ejemplo: “Para ser útil, cualquier modelo económico debe hacer simplificaciones. En este caso, la simplificación es asumir que los artistas se diferencian en una sola dimensión: su popularidad. Sin embargo, dos artistas que son igualmente populares pueden ser muy distintos en vivo. El que sea peor, venderá menos entradas para conciertos y, por tanto, la piratería le proporcionará menos ingresos”, reflexiona el economista. Y aclara: “De ninguna manera pretendemos señalar que los artistas que se quejan de las descargas son malos artistas en vivo”. Desde su perspectiva, es plausible afirmar que si desaparecieran las descargas, los más perjudicados serían los músicos más famosos.
El fenómeno Arctic Monkeys

Frente a las estrellas, los artistas pequeños se ahogan en un mercado de descargas inundado de superventas en el que no siempre se encuentran sus propuestas musicales, según el modelo de estos investigadores. “El P2P perjudica a la variedad musical”, sentencia Schuett, “porque los músicos menos conocidos tienen más dificultades para obtener suficientes ingresos secundarios como para mantenerse”.

Sin embargo, estas redes de intercambio dan pie a que, de pronto, un grupo de desconocidos salte a la primera división musical. “La difusión gratuita de música no tiene porqué ser una mala idea para ser descubierto; personalmente, creo que puede ser una buena idea”, sugiere el economista. Aunque reconoce que esperar el efecto Arctic Monkeys, dar el salto a la fama mundial gracias a la difusión en internet, puede ser “como comprar un billete de lotería”.

Fuente: http://bit.ly/P4ihJP

Bear
A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas